La producción de tecnología en psicología: Más que una conversación

La producción de tecnología en psicología: Más que una conversación

Existe la creencia generalizada de que la psicología consiste básicamente en el empleo de conversaciones casi coloquiales que logran tener un impacto en las demás personas. Por esa razón es comprensible el desprestigio qu1391907_1000e este campo del conocimiento tiene en relación a otros: Cualquier persona puede hablar de una forma influyente sin necesidad de ningún tipo de especialización tecnológica en el campo de la conducta.

Si bien es cierto parcialmente que toda persona puede influir en otra de forma natural, la psicología como ciencia comprende una tecnología que trata de ir más allá de una simple conversación con impacto. La psicología como ciencia comprende también el trabajo experimental que va inexorablemente ligado a una teoría, que a su vez implica supuestos filosóficos; esto es, la producción de psicología también puede ser científica.

La psicología como ciencia

Es comprensible el desprestigio de la psicología, como ya se dijo, dado que son muchas las herramientas que la comprenden que se encuentran fuera del tronco de la ciencia. A continuación se expondrá un contra-ejemplo que busca dar al lector una visión, que aunque breve, resulte útil para diferenciar lo que es tecnología científica en psicología, de aquello que no lo es.

Un contra-ejemplo esclarecedor: El Psicoanálisis

El psicoanálisis es una forma de psicología que implica supuestos filosóficos y el desarrollo de prácticas que no pueden considerarse científicas. A pesar de su popularidad, su validez como producto tecnológico es bastante escasa.

Los procedimientos empleados en el psicoanálisis rara vez son evaluados a nivel experimental. Solo esto la aleja del tronco de la ciencia. Asimismo, las teorías de las que parten, permiten la formulación de “estructuras” que difícilmente pueden ser sometidas también al contraste empírico. Esta formulación teórica parte de una filosofía denominada “dualista”, que –por más sorprendente que suene- es la misma que permitiría dar cabida a la existencia de fantasmas, algo totalmente fuera del campo de la ciencia.

Así, pues, no todo lo que parece ciencia lo es; y no todo lo que parece tecnología propiamente científica, resulta siéndolo. El caso del psicoanálisis en la psicología es muy esclarecedor de esta diferencia.